¿Por qué seguirán aumentando los costes de envío?